El efecto Dolera: una cuestión de gustos y generaciones

La actriz, escritora y guionista Leticia Dolera ha conseguido ocupar la quinta posición de ventas en la categoría de no ficción este Sant Jordi con su libro “Morder la manzana”. Su activismo lleva meses acaparando espacios mediáticos, y su figura se ha convertido en un referente público del feminismo. Pero Dolera genera polémica y siembra debate dentro del movimiento feminista entre aquellas que valoran su presencia y las que la critican.

LORENA MARTÍN Y XAVIER OLIVA

Leticia Dolera se ha convertido en un referente para muchas mujeres. Desde que denunció los abusos sufridos durante su carrera como actriz, su activismo se ha disparado y se ha llegado a convertir en todo un fenómeno mediático. Su activismo genera complicidad y rechazo. Algunos sectores consideran su feminismo como mera hipocresía, otras ven en ella un altavoz para la causa. La lucha contra el patriarcado une, pero las formas dividen. Siete activistas de distintas edades opinan de forma diferente sobre Dolera; para las más veteranas es algo positivo, para las más jóvenes hipocresía.

Las veteranas

Marta Carrera, activista de Ca la Dona, ve con buenos ojos a Leticia Dolera. Para ella el feminismo “es una cosa de todas”. Para esta activista histórica el altavoz mediático que supone Dolera es algo positivo. “Hasta hace poco el feminismo era una cosa cerrada. Ahora se ha ampliado, unas feministas hemos llegado a un sitio y otras a otro”.

Es un día ajetreado en Ca la Dona: charlas, cursos y movilizaciones convocadas en rechazo a la sentencia de La Manada. Montse Otero, del grupo EntreDones, va arriba y abajo. Piensa que el activismo de Leticia es “positivo y necesario”. “Lo que hace tiene mucha trascendencia y llega a muchas mujeres, pero sobre todo a muchas mujeres jóvenes”, dice Otero. Para ella sería fundamental que más actrices y mujeres mediáticas utilizaran sus plataformas para ampliar el discurso contra el patriarcado. “Todas sumamos, todos los feminismos suman, y eso ayuda a la sociedad a luchar contra el sistema que nos oprime a todas”, sentencia Montse.

Neus Oriol, la posición intermedia

Neus Oriol, con su cartel
Neus Oriol en la biblioteca Bonnemaison Foto: Lorena Martín

En la Escola de la Dona de la Biblioteca Francesca Bonnemaisson una grabación tiene a todo el equipo atareado. Cuando se les pregunta sobre Leticia Dolera, se hace el silencio, la pregunta parece incómoda. Neus Oriol está sentada frente a su ordenador y responde que es demasiado “epidérmica”. Para Oriol, Dolera “falla en las formas” pero, al mismo tiempo, cree que no se deben generar guerras innecesarias dentro del movimiento feminista. “Nos tenemos que unir todas”, dice. Cree que Leticia Dolera utiliza el feminismo como “autobombo”, pero para ella “todo suma”. “Tiene cosas muy buenas, como por ejemplo los canales, y su discurso llega”, sentencia.

Las más jóvenes la rechazan

Laia, Júlia, Joana y Mariona son cuatro jóvenes activistas de Ca la Dona. Todas muestran una opinión muy crítica sobre la actriz. Para ellas, el movimiento feminista va más allá, es una cuestión de género, pero también de clase y de etnia. Las cuatro creen que Dolera deja por el camino esas dos cuestiones.

Laia con su cartel
Laia Capdevila con su mensaje a Leticia Dolera Foto: Lorena Martín

Laia inicia el debate. “Su feminismo es muy burgués y muy individualista”, dice la joven. Cree que tanto ella como otras mujeres famosas son un buen altavoz, pero no conviven con la realidad social de la mayoría de las mujeres. “Tienen mucho dinero, la mayoría de la población no”, sentencia Laia.

Júlia con su cartel
Júlia con su mensaje a Leticia Dolera Foto: Lorena Martín

El debate prosigue con Júlia, que critica el estereotipo de belleza que impulsa la figura de Dolera. “Ella puede estar en contra de las violaciones, los abusos y lo que tú quieras, pero después sale de eso y se ajusta a unos estereotipos de belleza”, critica la joven. Para ella, los cánones de belleza femenino son una parte muy importante del problema. “Su feminismo es pura demagogia”, sentencia Júlia

Joana con su cartel
Joana con su mensaje a Leticia Dolera Foto: Lorena Martín

Joana sigue en la línea de sus dos compañeras. “Ahora el feminismo está de moda”, asegura. Para ella el feminismo es una lucha y no una moda, pero sobre todo es anticapitalista. “Si no te depilas eres una feminazi. Si eres la que sigue todos los estereotipos, eres la más feminista”, apunta Joana. La joven activista critica, por ejemplo, la utilización de camisetas por parte de las famosas feministas, que son fabricadas en el tercer mundo por sueldos irrisorios.

Mariona con su cartel
Mariona con su mensaje a Leticia Dolera Foto: Lorena Martín

Mariona es la última en responder, ha escuchado atentamente los argumentos de todas sus compañeras. Está de acuerdo en todo, para ella el feminismo también va más allá del debate de género. “Si tienes la oportunidad de coger el altavoz y que la gente te escuche, hazlo bien. No digas solo cuatro cosas”, sentencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s