Literatura infantil: las hadas tienen los días contados

En el día de Sant Jordi los libros infantiles en catalán más vendidos fueron las dos versiones de “Contes de bona nit per a nenes rebels”, escritas por Elena Favilli y Francesca Cavallo. En el listado de obras en castellano, aparece en la quinta posición. La literatura con perspectiva de género gana terreno. Todo indica que textos clásicos, como La Cenicienta y Blancanieves, pronto quedarán obsoletos. ¿Qué hay detrás de esta nueva tendencia?

HERNANDO RIVERA

La literatura infantil con perspectiva de género ha alcanzado gran relevancia no sólo en librerías feministas especializadas como Pròleg, sino también en librerías comerciales de referencia como Fnac y La Central. En ambas, esta clase de libros aparecen fácilmente a la vista. Su ubicación en las estanterías y vitrinas de las zonas de acceso reflejan su hegemonía en el mundo de los textos dirigidos a niñas y niños.

La psicóloga experta en temáticas de género, Fernanda Cabrera, cree que el fenómeno es “importante” porque se “empieza a considerar a los niños como sujetos de derecho”. Desde su visión, esta es una forma de que los infantes sean parte de los cambios sociales. “Con estos libros les damos las herramientas necesarias para informarse y luego influir en la sociedad. Es una manera de que el poder no sólo radique en los adultos”, agregó la profesional.

Biblioteca Bonnemaison Barcelona 26.04.2018
Esteban Hisbert, encargado de la sección infantil de la Biblioteca Bonnemaison Barcelona 26.04.2018 Foto: Hernando Rivera

La biblioteca feminista Francesca Bonnemaison también dedica un espacio a las y los más pequeños. En la sección que llaman “cuentos para la igualdad de género”, sus repisas están divididas en categorías como “revisión de estereotipos”, “cambio de roles”, “diversidad afectiva” o “derechos de las mujeres”. El encargado de la zona infantil del espacio cultural, Esteban Gisbert, confiesa que solo hace falta estar una tarde allí para entender lo que busca corregir esta corriente literaria. “En las conversaciones de los niños escuchas comentarios sexistas y machistas que te dejan muy claro lo importante que pueden ser estos libros”, sostuvo Gisbert. Además, concluyó que cosas cotidianas como estas ponen en evidencia que “la igualdad está muy lejos de ser una realidad”.

En ese sentido, Fernanda Cabrera destaca que esta literatura “hace más visibles y concretas las transformaciones que se gestan de forma paradigmática y esencial”. Sin embargo, recomienda que las narraciones se trabajen en función de las subjetividades de las edades y los contextos de los infantes, como también evitar la sobre estimulación. “Deben ser libros que mantengan los códigos de las niñas y los niños y que no den mucho espacio a un pensamiento abstracto. Es imposible, por ejemplo, que un niño entienda el concepto de amor romántico, eso hay que dejarlo más para la etapa adolescente”, explicó Cabrera.

La pluma feminista

Sara Carro es una de las autoras feministas que decidió dedicarse a la literatura infantil con perspectiva de género. Su primera obra de esta categoría fue “Cosquillas” -un cuento que escribió junto a Alba Barbe- que relata la historia del descubrimiento del auto placer en una niña.

sara carro
Sara Carro, autora feminista 26.04.2018 Foto: Sara Carro

 

Carro remarca que su motivación surgió de unos talleres que realizaron en escuelas. “Nos dimos cuenta que los niños tenían mucha libertad para hablar respecto a la masturbación; en cambio, las niñas lo tenían súper difícil al referirse al tema”, recordó. Cuando alguna niña hablaba, había silencios, risas y críticas.

En el 2016, de nuevo con Alba Barbe, lanzaron “Cola de Sirena”. El protagonista del texto publicado es un niño que tiene una expresión de género no normativa. Sara Carró comenta que la idea del trabajo era romper “el estereotipo de que los niños deben ser de una manera determinada”. Al igual que en “Cosquillas”, la historia tuvo su origen en un taller. “Había un pequeño que contó que se disfrazó de sirena y recibió burlas, que también comentó que su padre le dijo que eso no podía ser, porque era hombre y tenía pene”, relató.

En la opinión de Carro, “es importante que los infantes puedan tener los elementos que les ayuden a cuestionar los estereotipos y que amplíen su conocimiento respecto a las formas en que pueden desarrollarse. La escritora cree que se debe poner en el centro lo que tradicionalmente se relaciona con lo femenino y ha sido sistemáticamente marginado”.

Respecto a las razones de la popularidad de la literatura infantil con perspectiva de género, Sara Carro explica que es producto de un contexto “en que el discurso feminista está calando más”. Añadió que celebra que “haya gente que está viendo la necesidad de que estos temas se aborden”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s