¿Qué tiene que pasar para que lo llamen violación?

Instantes después de conocerse la sentencia del juicio por el caso de La Manada, colectivos feministas empezaron a convocar movilizaciones de protesta contra la resolución judicial que calificaba de abuso y no de violación la agresión contra una joven de 18 años en los Sanfermines de 2016. Las redes sociales replicaron la convocatoria miles de veces. Poco después, plazas y calles de toda España se llenaron de personas para manifestar que la sentencia no sólo atenta contra la víctima, sino que también pesa sobre todas las mujeres: “Si tocan a una, nos tocan a todas”. Esta crónica arranca en la plaza de Sant Jaume y describe los momentos en que Barcelona se movilizó en contra de la decisión judicial.

TEXTO: ABRIL PHILLIPS  //  FOTOS: ASLI YARIMOGLU  // VÍDEO: RONNY ANDERSON 

Las pancartas y carteles pintaban el cielo de mensajes de hermandad. “Amiga, hermana, esta es tu manada”, afirmaban. Emulando con sus gritos los aullidos de lobas, le acercaban a la víctima su apoyo desde la distancia: si la manada que la lastimó era de cinco hombres, la que la acompaña es de muchas más. Que no está sola, que son muchos más los que le creen que los que la cuestionan, que su lucha es también la de todas. Pero, también, que su dolor es compartido. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, expresó durante la manifestación la indignación que compartía con las mujeres a su alrededor: “¿Qué tiene que pasar?, ¿que nos maten? ¿que nos rompan los brazos, las piernas? ¿Qué tipo de violencia tiene que haber para que le llamen violación? Eso es violación y merece la condena que está asociada a una violación”.

Beatriu Masià, de Ca La Dona, se sumó a los reclamos, afirmando que el dolor de una víctima de violencia machista es invisible ante los ojos de una justicia patriarcal, que se “ha regido por creencias viriles y patriarcales sobre la sexualidad de las mujeres”. Jenn Díaz, diputada de ERC, compartió indignación: “Hemos puesto la visión en la víctima y no en el agresor; estamos hablando de qué ropa tenía, si después pudo rehacer su vida, cuando lo que tenemos que hacer es ser contundentes con las penas contra la violencia machista”. Entre las manifestantes, surgían las voces de jóvenes para explicar que la sentencia  de los magistrados José Francisco Cobo Saenz, Raquel Fernandino Nosti y, sobre todo, Ricardo González, quien pidió una sentencia absolutoria, les representa un mensaje demoledor: “No hay protección para las mujeres”.

Mujeres en la manifestación en Plaza Sant Jaume 26.04.2018

La marea de personas avanzó de forma espontánea hacia Vía Laietana: “Esto no termina aquí, iremos hacia el Palau de la Justìcia para mostrar nuestra indignación con este sistema judicial”, explicaba un grupo de mujeres. “Es como si nos hubieran escupido a todas. Si cinco hombres acorralando a una mujer en un portal no es violencia e intimidación, ¿qué hace falta para que haya justicia?”, cuestionaba una muchacha, con la voz agrietada por la bronca. Entre cánticos, las manifestantes anunciaban que no se sentirían intimidadas: <<Cap agressió sense resposta. La nit, la nit és nostra>>. Que quienes deben esconderse son los agresores, no las mujeres. Que no renunciarían a su derecho a la libertad y al goce.

Mujeres en la manifestación en Plaza Sant Jaume 26.04.2018

Las repercusiones por la sentencia no sólo no se diluyeron durante el día de hoy, sino que volvieron a mostrarse con fuerza. La mañana arrancaba con un encuentro entre  regidoras y regidores de todos los grupos municipales de Barcelona junto a la alcaldesa Ada Colau, donde manifestaron su repudio hacia el fallo judicial y reclamaron a los diputados del Congreso reformas en el Código Penal. Al mediodía, estudiantes convocados por el Grup de Dones Campus Diagonal el Sindicat d´Estudiants dels Països Catalans, cortaron la Avenida Diagonal a la altura del Palau Reial en denuncia a la sentencia contra los miembros de La Manada, por absurda y cómplice de la violencia patriarcal”.

 

Horas más tarde, el portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez De Vigo, anunció tras la reunión del Consejo de Ministros que el ministro de justicia, Rafael Catalá, había iniciado contactos con la sección penal de la Comisión General de Codificación para evaluar si la tipificación penal de los delitos de agresión sexual debía de ser modificada. El día anterior, mientras que las manifestaciones de repudio brotaban en toda España, el mismo Catalá hacía su valoración de la sentencia, donde parecía considerarla apropiada al afirmar: “La sanción es alta, de nueve años”.

La indignación social no sólo viajó desde las puertas de la Audiencia Provincial de Navarra hacia muchas otras ciudades de España, sino que también encontró su eco en el resto del mundo a través de las redes. Los hashtags #LaManada, #YoSíTeCreo y #NoEsNo fueron trending topic mundial en Twitter en las últimas 24hs. Mientras el movimiento #MeToo de Hollywood encontró su eco en España bajo el lema #YoTambién, el repudio por el caso de La Manada también tuvo su impacto en la industria del cine: la actriz ganadora del Óscar, Jessica Chastain, se sumó a los reclamos manifestando su indignación a través de varios tweets, y afirmando: “No es abuso sexual, es violación”.

Twitter también sirvió de plataforma para que muchas personalidades locales pronunciaran su rechazo con respecto al fallo judicial. El periodista Jordi Évole fue muy contundente: “Sí solo leída, la sentencia produce náuseas (literalmente), no quiero ni pensar lo que sufrió ella”. El expresident Carles Puigdemont expresó vergüenza e indignación: “Quan el masclisme entra per la porta de la justícia, l’estat de dret salta per la finestra”. La cantante Angy Fernández cuestionó fuertemente la sentencia: “Si no me defiendo ante 5 (¡¡5!!) seres que me quieren penetrar y abusar de mí, estoy consintiendo. Si no me matan, no es violación. ¿Esto funciona así o cómo?”. La movilización en las calles tuvo continuidad permanente en internet y fue especialmente significativa a través del portal Change.org que poco más de 24 horas después de que fuera leída la sentencia había reunido más de un millón y medio de firmas para reclamar la inhabilitación de los magistrados.

 

Ola de tweets por la sentencia contra la ‘Manada’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s